Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de energía: Calefacción.

octubre 2, 2013

Para hacer un uso eficiente de nuestro sistema de calefacción te proponemos los siguientes consejos:

  1. Una temperatura de 20ºC es suficiente para mantener el confort en una vivienda. En los dormitorios se puede rebajar la temperatura entre 3 y 5ºC.
  2. Apaga la calefacción por la noche y por la mañana no la enciendas hasta después de haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas.
  3. Las válvulas termostáticas en radiadores y los termostatos programadores son soluciones accesibles, fáciles de colocar y que pueden amortizarse rápidamente por los importantes ahorros de energía (entre un 8 y un 13%).
  4. Si te ausentas durante unas horas, reduce la posición del termostato a 15ºC.
  5. No esperes a que se estropee el equipo: un mantenimiento adecuado de nuestra caldera individual te ahorrará hasta un 15% de energía.
  6. Si tienes que cambiar la caldera individual escoge calderas de condensación en caso de utilizar gas o bien calderas de biomasa. Más info en: http://www.idae.es/Calderas/.
  7. No cubras ni coloques ningún objeto al lado de los radiadores. Ello dificulta la adecuada difusión y circulación del aire caliente.
  8. El aire contenido en el interior de los radiadores dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior. Es conveniente purgar este aire al menos una vez al año, al inicio de la temporada de calefacción. En el momento que deje de salir aire y comience a salir sólo agua, habrá terminado la purga.
  9. Para ventilar completamente una habitación es suficiente con abrir las ventanas alrededor de 10 minutos: no se necesita más tiempo para renovar el aire.
  10. Cierra las persianas y cortinas por la  noche: evitarás importantes pérdidas de calor.

La próxima semana: Ahorro de energía: Aire acondicionado.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de energía: Electrodomésticos.

septiembre 25, 2013

A continuación unos consejos para el ahorro de energía en los electrodomésticos:

  1. En ocasiones compramos aparatos eléctricos de utilidad bastante dudosa no que realmente usamos en contadísimas ocasiones; antes de adquirir un nuevo electrodoméstico, es bueno preguntarse: ¿lo necesitamos realmente?.
  2. Al comprarlos consulta la etiqueta con los datos básicos sobre su consumo energético y de agua. La diferencia de precio inicial se amortiza mucho antes de terminar su vida útil y recuerda que nuestro impacto sobre el medio ambiente es mucho menor.
  3. No es práctico elegir electrodomésticos de gran tamaño si no es imprescindible; debemos pensar en nuestra necesidades reales y adquirir el aparato que las satisfaga adecuadamente.
  4. La mejor manera de ahorrar es el consumo de electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas, es utilizarlos siempre a plena carga y, si tienen, usar los programas económicos de baja temperatura.
  5. Los aparatos eléctricos, en la llamada posición de stand-by (apagado solo desde el mando a distancia y no directamente desde el aparato), están haciendo un consumo energético inútil. Lo mejor es desconectarlos de la red cuando no estén funcionando o apagar el interruptor de las regletas a las cuales estén enchufados.

La próxima semana: Ahorro de energía: Calefacción.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de energía: La iluminación.

septiembre 18, 2013

Ya hemos aportado unos cuantos consejos para el ahorro de agua en el hogar, ahora es hora de abordar el ahorro y la eficiencia de energía.

En un primer momento os enseñamos unas pequeñas pautas para ahorrar energía en la iluminación.

  1. La mejor luz es la del sol, siempre que sea posible aprovecha esta iluminación natural y gratuita.
  2. Para las paredes elige preferentemente colores claros, que aprovechan mejor la luz solar y reducen la necesidad de iluminación artificial.
  3. Antes de iluminar, es importante analizar las necesidades de cada zona de la vivienda, ya que NO todos los espacios requieren la misma cantidad de puntos de luz, ni durante el mismo tiempo, ni con igual intensidad.
  4. Introducid una nueva costumbre familiar: apagar siempre las luces de las habitaciones o espacios que no se están utilizando.
  5. Un truco muy sencillo y efectivo: mantener limpias las bombillas y pantallas aumenta la luminosidad sin incrementar el consumo. ¡Puedes reducir hasta un 20% de electricidad!
  6. Sustituye bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Para el mismo nivel de iluminación, ahorran hasta un 80% de energía y duran 8 veces más. Cambia, prioritariamente, las que están encendidas por más tiempo.
  7. Las bombillas incandescentes sólo convierten en luz un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante se transforma en calor. Según la legislación vigente ya no se pueden fabricar bombillas incandescentes.
  8. Si vas a utilizar focos halógenos piensa bien si es el tipo de luz más adecuada teniendo en cuenta que: dan una luz muy concentrada por lo que se requieren muchos puntos de luz y muy intensa por lo que es molesta a los ojos, además de suponer un alto consumo de electricidad que se disipa en buena medida produciendo mucho calor. En la actualidad ya existen en el mercado focos halógenos de bajo consumo.
  9. En la cocina, donde la luz suele estar mucho tiempo encendida, lo más efectivo son los tubos fluorescentes.
  10. Si necesitas iluminar exteriores, lo mejor es utilizar lámparas solares.

La próxima semana: Ahorro de energía: Electrodomésticos.


Consejos prácticos para el ahorro de agua y energía en el hogar. Ahorro de agua: El jardín.

septiembre 11, 2013

Si tienes jardín en tu casa puedes emplear cualquiera de estos consejos (o mejor, todos ellos) para ahorrar agua.

  1. Selecciona especies autóctonas para tu jardín. Están más adaptadas al clima y al terreno de cada zona. Necesitarán menos agua y menos cuidados.
  2. Evita grandes superficies de césped ya que su riego consume gran cantidad de agua. Las praderas de césped gastan, por término medio, más de las dos terceras partes del agua de riego utilizada en jardines y zonas verdes. Una alternativa al césped tradicional es el rústico, que mezcla especies resistentes a la sequía y exige un menor mantenimiento.
  3. Utiliza plantas tapizantes o cobertoras, que sustituyen con éxito al césped, protegen el suelo de la erosión, limitan la evaporación, dificultan la aparición de malas hierbas y requieren muy pocos cuidados.
  4. Opta por un riego adecuado, que limite el sistema de aspersión a las zonas de césped y emplee riegos localizados a pie de planta (riego por goteo). De esta forma puedes ahorrar entre una tercera parte y la mitad del agua de riego.
  5. Programa y automatiza el riego por aspersión y por goteo para que se haga por la noche, o en las horas más frescas del día. Evitarás pérdidas por evaporación. Además, recuerda que el riego excesivo convierte tus plantas en menos resistentes a la sequía y más sensibles a los cambios climáticos y a las enfermedades.
  6. Instala un sistema para aprovechar el agua de lluvia. En las viviendas unifamiliares, el agua de lluvia que discurre por los canalones puede recogerse en un pequeño depósito para ser empleada para el riego del jardín o limpieza.
  7. Si tienes piscina lo mejor es cubrirla mientras no se utiliza, así reducimos su evaporación y suciedad y podrá reutilizarse durante más tiempo.
  8. Lava el coche con un cubo, o utiliza un lavacoches. Si enchufas la manguera el gasto de agua será incontrolado.

La próxima semana: Ahorro de energía: La iluminación.